ALSINA 1382 – 1088 AAJ CABA
Tel.: 4124-6060

Advierten que en agosto se viene un “salto dramático” de los valores de alquileres

30 julio, 2021

Los efectos de la ley que regula el rubro siguen haciéndose sentir en los montos de los contratos que ajustarán en próximos meses.

No hay respiro para quienes deben afrontar los ajustes en el valor del alquiler que establece la ley vigente para ese ámbito. Ocurre que los precios no dejan de incrementarse por efecto de la inflación desatada y las subas establecidas en las paritarias. La combinación de estos factores rápidamente dejó atrás los aumentos que comenzaron a aplicarse a partir de julio.

La suba inicial de 41 por ciento fijada por el BCRA sólo permaneció vigente por algunas horas. Un par de jornadas después, los inquilinos con ajustes establecidos para ya entrado el mes recibieron notificaciones de subas ya del orden del 43 por ciento.

Pero la tendencia alcista lejos está de detenerse: desde CUCICBA, la organización que nuclea a los corredores inmobiliarios, anticiparon a iProfesional que quienes enfrenten la actualización de agosto deberán atender una suba cercana al 50 por ciento interanual.

Desde la entidad indicaron que, al menos en lo que va del año, los alquileres vienen exhibiendo un incremento mensual promedio del 10 por ciento. Sin embargo, la rentabilidad para los propietarios sigue cayendo a niveles históricos por efecto, siempre, de la turbulencia macroeconómica.

“La perspectiva para quienes tienen que afrontar el incremento anual que establece la ley es de aumento porque todo está atado a la inflación y las paritarias. La inflación sigue ingobernable. En el IVC (Instituto de la Vivienda) ya dan por descontado que será de un mínimo del 48 por ciento. Para muchos se hará prácticamente impagable”, dijo a iProfesional Marta Liotto, vicepresidenta de CUCICBA.

“Para el bolsillo de cualquier inquilino lo que viene en agosto será un golpazo. Pensemos que alguien que hoy está pagando $30.000, pasará a pagar $45.000. Es un momento crítico para la economía de muchas familias. Recordemos que previo a la ley, hablábamos de picos de ajustes del orden del 36 por ciento. Llegaremos a fin de año con un porcentaje de suba muy superior al actual”, vaticinó.

Los contratos de nuevos alquileres crecieron 30 por ciento respecto del año anterior.
Al incremento que deben atender los inquilinos se le suma, a modo de agravante del escenario, una retracción de la oferta cada vez más pronunciada por efecto de la mínima rentabilidad que obtienen los propietarios. Ese aspecto redunda, también, en un incremento fuerte en los valores para quienes quieren alquilar una vivienda.

“El propietario hoy está percibiendo una renta promedio del 1,6 por ciento anual. Es el nivel más bajo en términos históricos. Por eso quienes se mantienen en el mercado aplican en la oferta incrementos que van del 10 al 12 por ciento cada mes. Los valores de publicación se están moviendo permanentemente hacia arriba, lo cual complica a quienes necesitan alquilar”, comentó Liotto.

Suba sostenida en menor oferta
La directiva sostuvo que “un inmueble que en junio se ofrecía a 25.000 pesos hoy tranquilamente se publica en torno a los 28.000”, pero sin dejar de remarcar que “el mercado se sigue reduciendo por la falta de incentivo para los dueños”.

“La pandemia está dejando como resultado, también, un mercado locativo que ya se achicó 25 por ciento. Hoy tenemos situaciones de personas que entran desesperadas a las inmobiliarias a la búsqueda de inmuebles para alquilar. La mayor, buscando unidades tipo PH para no tener que cargar con costos como las expensas, que este año volvieron a subir muy fuerte”, dijo.

Liotto aseguró que quienes quitan los inmuebles de la oferta de alquileres optan, en buena parte de los casos, por volcar las unidades al mercado de la compraventa aunque no faltan quienes directamente cierran las propiedades a la espera de una mejora en el segmento locativo.

“La oferta de alquileres se achica cada mes. De los que se desocupan tras el final de los contratos de renta, alrededor del 35 por ciento de los inmuebles es colocado en situación de venta. Los dueños de la porción restante están optando por cerrar y esperar”, expresó.

La vicepresidenta de CUCICBA comentó que quienes deciden vender afrontan un escenario de demanda retraída por el peso de aspectos como el vaivén del dólar, cuyo movimiento siempre termina por paralizar cualquier eventual operación.

“Los valores en la compraventa están bajando, claro, pero la suba del dólar genera demoras, quien planea invertir de pronto opta por esperar. Aquel que estaba por invertir para renta o, por ejemplo, comprar para una mudanza, frena todo. El contexto que tenemos esta semana no está ayudando para nada al sector”, dijo.

Según Liotto, en los últimos meses los propietarios que procuran vender en el corto plazo aplicaron al precio de los inmuebles sendas reducciones de entre el 20 y el 30 por ciento.